jueves, 21 de abril de 2016

Microblasfuemiadas

Mientras me doy un tiempo, aprovecho para poner a buen recaudo las microblasfuemiadas que voy desperdigando por un sitio y otro.


Sshhh… Hablemos.
Sin ruido.
Sin reproches.
Sin señales ni marcas.

Hablemos sin dejarnos cicatrices
ni ecos incesantes que reverberen como latigazos.

No vale arrojarse palabras, probemos con miradas.
Improvisemos un diálogo,
ahora tú, ahora yo,
demos oportunidad a la soportable levedad del abrazo.
No puede ser tan difícil entenderse con un unicornio.
(Imagen: "The Unicorn", Gustave Moreau)


Estiro la mano y se desvanece dentro de una nube, acaricio sus tripas, la empujo suavemente y asoma el sol. Mientras, justo entre un pie y otro, nace una flor y pasea una hormiga. Y entonces sucede: una mariposa se posa en mi nariz. Cierro los ojos, polinizada, y me abandono. (©AnaBlasfuemia)


No quiero que las venas se me partan en dos,
ni gritar contra un muro que devuelve mi aullido.
No quiero que el cansancio me quite las ganas,
ni que el dolor me vomite en la cara.

No quiero ser infiel a las manos que me nutren,
ni que el silencio atesore peticiones desesperadas.
No quiero fingir que no pasa nada,
ni huidas fáciles de quienes te dejan sola ante el dolor.

No quiero temblar de miedo cuando la soledad se hace escarcha,
ni frases hechas ni miradas perturbadoras.
No quiero esta extrañeza de sentirme extraña,
ni prefabricadas compasiones de papel.

No quiero que me revienten los tímpanos,
ni que los pulmones estallen en volutas de humo.
No quiero lluvia detrás de los cristales,
ni mirada sin punto de encuentro.

No, no quiero que las venas se me partan en dos.
Quiero que la boca se me llene de labios.

Quiero-me.
Quiero.
Quiero-te.
(©AnaBlasfuemia)
(Imagen: "Time Past", Margarita Georgiadis)

Hay demasiados abismos detrás de detalles insignificantes.
7 de diciembre

Me pasa algo muy curioso. Intento escribirte. Pongo palabras una detrás de otra. Ya sabes: lo que se hace para formar una frase, transmitir un mensaje, comunicar(se)... Nada de otro mundo.

Pero por más que lo intento, todas las combinaciones posibles e imposibles de palabras terminan por formar la misma frase, corta, directa, verdadera: TE QUIERO.

Y por más que observo, investigo y estudio esas dos palabras, no hay forma de cambiarlas. A veces se transforman ligeramente: te adoro, te deseo, te amo, te todo... Pero al final se recolocan y todas las palabras del mundo acaban siendo dos: te quiero.
(©AnaBlasfuemia)
(Imagen: "La Couverture Rouge" - Francine Van Hove)


Hay una invisible y profunda herida en ti.
Si pongo mis manos en ella
deja de sangrar
y tu llaga se hace mía.
Me sangra a mí,
me duele a mí.

Separo mis dedos de ella
y tu herida se torna cicatriz,
apenas una línea,
como el horizonte en la mar.

Miro mi herida, que era la tuya,
y se hace hemorragia,
por ella destilan océanos de dolor,
promesas atávicas que me ahogan,
treguas improbables entre tú y yo,
vidas no vividas, caminos vacilantes,
sentimientos circulares.

Pon tus manos en mi herida,
porque es tuya
y te la quiero devolver.
Que te sangre a ti.
Que te duela a ti.
Tómala, tuya es, mía no.
(Imagen: "Frida Kahlo", Bansky)

28 comentarios:

  1. Uff, pero qué bonito! Qué manera de tocar las emociones, qué manera de hacer sentir... Agradeces el comentario, la visita, pero yo te agradezco que compartas ese talento que tienes y no te lo guardes. ¡Cómo he disfrutado! Ays, esta entrada me la guardo, para leerla otra vez.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari... contigo siempre da gusto escribir y compartir. Eres muy generosa. Te aseguro que la agradecida soy yo, que solo pretendo ir dejando aquí una memoria de mí. Que alguien lo disfrute es un "extra" que no deja de sorprenderme y emocionarme. Gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¿Para cuándo algún volumen de poesías? Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja Agnieszka... para nunca. Mi ego es muy cortito. Tendrás que conformarte con venir aquí, aunque también puedo hacer un libro casero con mis cosas y mandarlo a Margari y a ti ;) Gracias, de corazón.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Gracias por compartir todo este aluvión de sentimientos. No sé con cuál quedarme, quizá es mejor picotear un poco aquí y allá, por ejemplo "cierro los ojos, polinizada y me abandono" y esos versos como cuchillas: "y tu llaga se hace mía. Me sangra a mí, me duele a mí". ¿Te has inspirado en Frida Kahlo? Encaja bien con lo que he leído sobre su temperamento, de pasional y absoluta entrega.
    Con tu permiso, volveré a leerlo más despacio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me des las gracias,Gerardo, que me pongo nerviosa. Los comparto para mantenerlos, una especie de memoria a la que no le haga un "delete". No me he inspirado en Kahlo, a la que adoro, sino... en lo que siento. No escribo, vomito.
      No necesitas permiso para nada, Gerardo, para mi es un gustazo que te queden ganas de volver y de hacerlo despacio, además.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Qué tía! Cuando coges carrerilla con la palabra en ristre no hay quien te pare, serías capaz de poner del revés la Corriente del Golfo (de México, claro, es el único "golfo" que merece mis respetos).

    Voy a darme un festín con la deliciosa estela de plancton que vas dejando a tu paso...

    Abrazos y cuídate esa rodilla :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son cosas que he acumulado casi sin querer, las dejaba por un sitio y otro pero su sitio natural es este, porque aquí es donde realmente este cuarto propio tiene más carácter de diario, de lugar en el que me cuento. Últimamente también el IG, pero algo más en sordina...
      Me gusta dejar estelas de plancton. Y aun más que alguien las siga.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ana, es fama el comentario de Borges en el que proclama el orgullo que sentía, no de sus escritos, sino de sus lecturas. Viene esto a mi memoria leyéndote, ahora con el estupor de quien descubre una rara belleza ; no tengo duda de que escribes porque lo necesitas, y eso siempre me gana de cualquiera. No me importa si me repito al decirte que escribes con una delicada maestría , poco común, para mi admirable. Con lo que escribes, tocas y alcanzas,....y no haces daño!
    Te sigo. Y tú.....¡sigue!
    Un abrazo, y otro a la rodilla!
    Modex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente parece que encajo en lo raro y en lo extraño, a la par que en lo bello. De alguna forma, eso me entristece. Pero son cosas mías ;) Claro que escribo porque lo necesito. Llevo toda mi vida necesitándolo y escribiendo, siempre se escribe así. Creo que me sobrevaloras, eso sí ;) Y no es falsa modestia. Es que leo mucho y sé donde está la maestría, quien escribe condenadamente bien. Eso sí: espero no hacer daño. No me gusta el daño.
      Abrazo mi rodilla. Y abrazo para ti.

      Eliminar
  6. Decía el poeta que “puedo escribir los versos más tristes esta noche”. No hay duda que el dolor, la tristeza, el desamor inspiran mucho, sobre todo a los que saben transformar esos sentimientos negativos en bellas palabras Y eso es lo que tú haces, Ana. No hay duda que hay un gran dolor detrás de tus poemas i escritos... Sólo decirte (repetirte) que me admira tu capacidad de poner en palabras lo que sientes. Agradezco que los compartas, porque lo que devuelves es belleza.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor también inspira mucho, doy fe. Pero los escritos desde el amor suelen tener destinatario privado... Esto, lo que hago ahora, es terapia... escribir para purgar.
      Muchas gracias por tus palabras y por sentir que hay belleza en mis palabras...

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Me encanta, Ana. Puedes considerarme fan. Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, fan y presidenta del club de fans, todo en una ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Preciosas palabras Ana, llenas de emociones y como tal se contagian, buff muy bonitas.
    Lástima que a veces parece que el dolor sea más poeta que el propio amor, porque los más bellos versos salen de corazones heridos, me gusta pensar que es porque mientras se disfruta del amor no hay tiempo para escribir, solo para gozar la vida.
    amando.
    Un beso y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de comentarlo. Lo que se escribe en el amor suele tener destinatario privado, y en privado se queda. Aunque, quien sabe... Pero es verdad que cuando se ama, se vive únicamente para eso, para amar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. No quiero....es un grito enorme , preciso y tan bien escrito (creo que ya dije y si es así me/lo repito) que estremece . A la manera de un extraño acudo a su llamada y abrazo a quién lo pronuncia ( seas tú o un lucero del alba). Por cierto sigue conmoviendo lo que escribes tú tanto o más que lo que escribes para..Un abrazo de viernes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un grito, un aullido. De esos que no me gusta dejar aquí. Pero tampoco quiero que se pierda, quiero tener memoria.
      No eres ningún extraño, y menos aún tus abrazos.
      ¿no se escribe siempre para...?

      Un abrazo (espera que mire...ah, sí... un abrazo de miércoles) ;)

      Eliminar
  10. Maravillosas palabras...para pensarlas...y llevártelas un rato a un rincón...y volverlas a pensar.
    Gracias por compartirlas.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, te las puedes llevar donde quieras, ya están liberadas ;)
      Gracias a ti por comentar.

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  11. "Hay demasiados abismos detrás de detalles insignificantes." Ay, ay, ay, y así seguiría con todo lo que nos has dejado (más 'ays')
    Aunque me cueste elegir esta vez voy a quedarme con una. Voy a cerrar los ojos y dejarme polinizar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los abismos son más invisibles de lo que nuestra imaginación se cree. Y claro, te pillan así, a pie cambiado y zasca...

      Es curioso... ¿sabes que el texto del polinizar tiene su deje erótico? :D

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Gracias por regalarnos estos pedacitos de ti. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por recoger los pedacitos :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. hoy entre a leerte y creo que en verdad me parece... que la realidad está conformada por mínusculas ficciones, sueños y posibilidades.
    la vida está es una historia para contar.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida siempre es una historia que contar. ¿Me cuentas una historia?

      Pero entre ficciones, sueños y posibilidades, hoy voy a elegir posibilidades.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Debieras intentar publicar un libro de poemas, Ana. Honestamente, tus palabras son más sentidas que muchas que veo por los escaparates de las librerías.
    Gracias por tamaño regalo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Ana, otra vez. Me he parado a tomar una cerveza a leerte y disfrutar del Sol (que tanto te gusta) del otoño. Qué bonito. Me agrada leerte o leerme porque la poesia, indudablemente, es de quien la lee. Un beso

    ResponderEliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA