lunes, 25 de enero de 2016

Las efímeras (Pilar Adón)

Páginas: 240
Publicación: 2015
Editorial: Galaxia Gutenberg
ISBN: 9788416495283
Sinopsis: Dora y Violeta Oliver, dos hermanas que mantienen una ambigua relación, viven aisladas en una casa situada a las afueras de una comunidad. Sus miembros se han ido reuniendo en el lugar en torno a una gran casa que semeja la forma de una colmena, en busca de un estilo de vida marcado por el retiro y la autosuficiencia, por la coherencia y la introspección. Hasta que un día, una de las hermanas Oliver comienza un acercamiento hacia el tímido Denis, un muchacho perseguido por un turbio pasado que se remonta varias generaciones atrás, y desaparece. En ese espacio aislado, dominado por una naturaleza omnipresente que también establece sus propias normas, una mujer, Anita, es la encargada de conservar el equilibrio y la normalidad, al menos de modo aparente. Podéis leer las primeras páginas AQUÍ

Lo cercano y lo lejano. Lo permanente y lo que no lo era.
Los contrarios conviven en mí con un desparpajo que hasta me resulta divertido. Por eso me voy, sin irme, de mi propio blog. Y es que hay tantas formas de irse como de quedarse. En cualquier caso si no dejo de leer no podré dejar de contarlo. Especialmente algunos libros. Y ya lo dije: que seguiré leyendo es una certeza, y esto no admite más contrario que leer libros que no me muevan nada por dentro. Difícil ahora mismo.
En este paisaje están todos los paisajes; en este minuto, todos los minutos.
Resulta que he leído Las efímeras. Y tengo que venir a mi cuarto propio y contarlo, no lo puedo retener. Y no es fácil. Se podría escribir un libro sobre todo lo que contiene, implica, moviliza, toca, abarca… Pilar Adón en Las efímeras. Y quedarían todavía matices en los que escarbar, temas por desarrollar, vericuetos miles en los que profundizar. Como si fuera un caleidoscopio con múltiples espejos. En todos puedes verte reflejada, ahora en uno, luego en otro. Aunque aceptes no verte en el espejo completo, pero sí en alguna de las variadas imágenes que nos devuelve a cada movimiento, a cada giro, el caleidoscopio que es Las efímeras.
Repasando el significado de la palabra inteligencia y de la palabra equilibrio. Los factores que siempre había buscado en una persona con la que poder hablar y pasear. Con la que poder vivir. Inteligencia, naturalmente. Y equilibrio.
Es el tercer libro que leo de Pilar (que sepas, Pilar, que ni siquiera de Winterson me he leído tantos). Cuando terminé de leerlo, en la madrugada del mismo día al que iba a ir a un club de lectura sobre Las efímeras en el que estaría la propia Pilar, no sabía cómo podría contarle a ella todas mis sensaciones sobre el libro. Pero la verdad es que cuento con una aliada inmejorable: la propia Pilar. Hay una empatía mutua, cierta complicidad, que nos facilita mucho la comunicación. Quizás una mirada, unos intereses y unas inquietudes comunes. Sin embargo compartir aquí lo que es este libro, lo que ha significado su lectura, no es tarea fácil. Y a mí me encantaría poder transmitiros todo tal y como me ha llegado a mí. Imposible, así que dejo titulares (y esto no va a ser breve, para variar)

12 años ha tardado Pilar Adón en escribir Las efímeras. 12 años. En 12 años pasan tantas cosas, dentro y fuera de una, que no puedo menos que sentir admiración (y mucho respeto) por el hecho de que Pilar haya conseguido estar ahí, sin salirse de aquello que quería contar y cómo quería contarlo, sin dejarse influir por los propios cambios que se habrán producido en ella como persona y como escritora. Manteniéndose como autora férrea y fiel a la ficción, a la estructura que estaba construyendo sin que sus propios marasmos y cambios como persona tocaran o retocaran a sus personajes, a la historia que nos quería contar. Perfeccionando, y de qué manera, esta joya de libro que es Las efímeras.
Podrían no volver a verse jamás y entonces tendría que aceptar los términos de esa nueva circunstancia. Cada matiz. Percibir la importancia y el significado de las palabras. Negación. Reiteración. Percepción. Irreversibilidad. No volver a verse jamás. Negación. Reiteración. Percepción. Irreversibilidad.
Las palabras son importantes. Y cualquier lector que vaya más allá de la lectura como mero entretenimiento sabe qué quiero decir. Y por supuesto, cualquier escritor es consciente de ello. Son su herramienta. No pueden, las palabras, colocarse así por casualidad, arrimarse una a otra porque “suenen” bonitas cuando estén juntas, sin más. No. Son un vehículo, un medio de transporte. Comunican. Hasta las palabras que no se escriben, pero se insinúan, nos dicen (los silencios en la literatura también son significativos, y mucho). Y esas palabras, esas pausas, esos silencios, tienen que contarnos verdades desde la ficción. Y es importante cuidar las palabras, mimarlas, experimentar, combinarlas, y cuando por fin consigues moldearlas, entonces darte cuenta de que ahí, en ese párrafo, en el otro, en el de más allá, incluso en lo que no está escrito pero queda en el aire… está todo lo que quieres que esté, contando lo que quieres contar, de la forma que quieres hacerlo, con la sonoridad, el ritmo y el contenido preciso. Que lo has conseguido. Que Pilar Adón lo ha conseguido.

Hay muchas cosas que me encantan de Adón, como escritora y como persona. Una de ellas, aunque pueda sorprender, es que aparentemente no es nada amable con el lector. En realidad es una especie de trampa. Una propuesta que nos hace. Yo misma he comentado en Las hijas de Sara que era una autora exigente con sus lectores, que no daba tregua. Y si digo “aparentemente” es porque a mí me parece que lo que hace es precisamente ser muy amable con sus lectores. Nos trata como personas inteligentes, como buenos lectores. No nos da masticado nada. Pero nos ofrece un menú, un banquete, digno de dioses. Hace lo suyo. Masticar, digerir y apreciar el manjar, ya es tarea nuestra. Esa es la auténtica amabilidad de las personas. La amabilidad de Pilar.

Por eso, nada hay en este libro que sea explícito, rotundo, definitivo, evidente. Y a la vez, todo lo es. Sugiere. Propone. Muestra. Pero las interpretaciones, lo que cada uno ve, la mirada que pone, está en nuestras manos. En nuestra mirada.
Saber dónde está la calma, y no ir a buscarla.
Puedes leer el libro y quedarte en la superficie. O puedes rascar un poquito, y empezar a encontrar capas y capas y más capas (lo mismo sucedía en Las hijas de Sara). Y terminas el libro y te dices (me dije): aquí está todo. Todo. Hay tantos temas dentro de este libro que podría ir comentando página a página. Párrafo a párrafo. Y decir algo de cada página, de cada párrafo. Y emocionarme y entusiasmarme hablando de ello.

Cuando terminé el libro pensé para mí (aunque ya lo había pensado muuuuchas páginas antes de finalizarlo): Las efímeras es un librazo. No hay nada de lo que puedas prescindir, desde la ilustración de la sobrecubierta (hermosa The Merry Wanderers, de Andrea Kowch), hasta las citas iniciales (“El caos verde. O un bosque” -John Fowles- “No son hombres, son leones” -Marcel Proust-) y la cita intermedia de Nathaniel Hawthorne (“Quiero mi sitio, mi propio sitio, mi verdadero sitio en el mundo, mi verdadero ámbito, aquello con lo que la Naturaleza pretende que cumpla… y que he estado buscando en vano durante toda mi vida), pasando por todo el contenido del libro. Nada es casual, nada es prescindible. Todo se entrelaza, todo suma, todo cuenta. Estas citas mismas que acabo de mencionar son una muestra de lo que hace Pilar. Porque en ellas está todo lo que cuenta dentro del libro. No da puntada sin hilo.
Controlar el miedo. Dejar de pensar.
No voy a entrar mucho en los temas que aborda Pilar Adón. Podría hablaros de los personajes (y deciros que la naturaleza es un personaje más, y que no es una naturaleza cordial, porque la naturaleza no lo es -“un truco de la naturaleza para conseguir pretendientes. O víctimas”-), de la historia que cuenta, de la atmósfera que crea, que si habla de miedos (abstractos y ancestrales), de encierros, de huidas, de sometimientos, de aislamiento, de soledad, de poder, de fuerzas, de flaquezas, de contradicciones y contrarios, de dependencias, del mal disfrazado del bien, de la violencia muda, de la culpa, de tantas y tantas cosas... Todo esto, mucho mejor contado de lo que yo podría hacerlo, lo encontraréis en las muchas reseñas, artículos y entrevistas que hay por Internet.

Podría, puedo, mantener muchas conversaciones sobre todo lo que Pilar toca en este libro. Me encantaría hacerlo porque sería hablar de la vida, de cada uno de nosotros. Pero voy a contaros algo que ayude, que me ayude, a trasladaros mis sensaciones.

Cuando me faltaban unas 50 páginas por leer (mucho antes en realidad) ya tenía una certidumbre: Pilar había conseguido darle una forma literaria extraordinaria a los temas que le obsesionan y sobre los que construye y se construye como escritora (incluso como lectora, y no me voy a arriesgar a decir que también como persona, pero…) Literariamente estamos ante un libro de una categoría prodigiosa.

Yo tocaba palmas con las orejas en cada frase, en cada párrafo, en cada capítulo. Hay fragmentos que llegué a leer y releer en voz alta, me los repetía, sonreía, y casi que hasta me imaginaba a Pilar en el momento en el que le dio la forma definitiva a ese párrafo (y por lo que comentó, mi imaginación no se ha equivocado mucho). Porque además su estilo de contar, de escribir, me es muy cercano. También de lo que habla. Habría subrayado todo el libro desde la primera palabra hasta la última. No encontré un vacío, un resquicio, nada que me pareciera endeble, indolente, precipitado... Todo me transmitía algo. Si a lo largo de esos 12 años en los que estuvo escribiendo Las efímeras tuvo un momento de debilidad, de cansancio (que los tendría), no aparecen reflejados en ninguna línea del libro.

Y a falta de esas 50 páginas, subí una foto al instagram y escribí: Un libro que ¿cierra un ciclo? Literatura de la buena. Porque pensaba (no necesitaba saber el final) que Pilar había conseguido crear el lienzo perfecto en el que ha conseguido plasmar con una calidad de vértigo los temas que venía abordando en sus libros anteriores. Es verdad que los temas que le bullen a Pilar Adón y que traslada a sus libros no se cierran nunca, por supuesto que puede seguir profundizando en ellos. Son temas que atraviesan la historia de la humanidad (y esto tiene mucho que ver con el título del libro y ahora lo explico). Pero lo que había escrito en Las efímeras, lo que cuenta y cómo lo ha escrito, es de tal calidad que pensaba para mí que Pilar Adón se había puesto el listón altísimo a ella misma. Que si seguía escribiendo sobre ello ¿qué sería lo siguiente?... seguro que una barbaridad de esas que dices: me puedo morir ya. Pero es que a mí este libro ya me parece una barbaridad (en el mejor de los sentidos, obvio). Así y todo, se lo pregunté. Y me dijo que no, que no era un fin de ciclo. Me quedé sorprendida (caramba, mi primer “desencuentro” con Pilar). Pero... hay desencuentros que son encuentros y maneras distintas de ver las cosas que no son excluyentes.

Lo que pasó a partir de esa pregunta sobre ciclos se queda en ese magnífico club de lectura que organizó Cristina Serrano (¡gracias a puñados!) de Un Cuarto Propio, y entre Pilar y yo. Que seguiré sin perderla de vista.

Y deciros: pasión. Pasión por Pilar Adón, pasión por este libro, pasión la que te traslada Pilar, cuando escribe, cuando habla, cuando lee, porque la tiene dentro y te la contagia, espléndida y valiente. Leal a ella misma. Me pasaría la vida hablando de todo esto… y estaría viviendo. Viviendo e indagando sobre la vida misma sin salirme de libros, lecturas, escritoras…

Hay muchas personas que escriben bien. Que escriben muy bien. Rematadamente bien. Condenadamente bien. Y ni así llegan a hacer literatura. Dónde sitúo personalmente a Pilar Adón creo que ha quedado claro ¿no?
Siempre es así. Puedes pasar días, semanas, sin pensar en otra cosa, intentando arreglar algo, decidir algo y, de repente, ahí está. La solución. Clarísima. La única opción.
Antes de terminar (me refiero a este post, porque el libro y las sensaciones me acompañaran durante mucho tiempo y espero que durante muchas conversaciones con quien se preste a ello) quiero explicar lo del título. Al decir “efímeras” se piensa en fugacidad, brevedad… Quizás se desconozca la etimología. “Efímera” procede del griego éphêmeros (“lo que dura un solo día”). Los efemerópteros son un orden de insectos (conocidos como efímeras) cuyo ciclo vital es de horas, un día. Dos como mucho (y excepcionalmente). En ese breve intervalo, pasan de ser insectos acuáticos a convertirse en insectos alados, para lo cual sufren entre 10 y 45 mudas, se vuelven alados e incluso después vuelven a mudar hasta convertirse en adultos con cuatro alas. No se alimentan en su corta vida. Sólo se aparean… y se transforman (varias veces, varios cambios). Toda una vida en horas. Pues resulta, y fijaros hasta qué punto nada deja al azar Pilar Adón, que son los insectos alados más antiguos que existen en la actualidad. Los más breves y los más antiguos. Lo efímero y lo vetusto. ¿Está el secreto de su antigüedad como especie en la brevedad de sus vidas? ¿En los múltiples cambios que se producen en su corta existencia?...

¿Da o no el libro para conversaciones y más conversaciones?

A mí no me interesa la belleza comúnmente aceptada, ya lo sabes. No me ha interesado nunca. Cuando veo cuerpos perfectos, una piel límpida, el pelo ordenado, las medidas correctas… Son elementos que no me sorprenden. No me conmueven. Prefiero detectar algún descuido. Alguna flaqueza. Los cuerpos impecables no han vivido. En cambio, cualquier vestigio de extrañeza, cualquier sombra en el rostro, me parece una prueba de experiencia. Un indicio de ahogo o de cansancio. Eso es lo que me importa, lo que me impresiona de los demás. Su conocimiento. Su perspicacia. Me interesa lo que han visto y lo que han aprendido. Lo que guardan aquí. –Se llevó un dedo a la frente.

¡Sí, aplaudo!

(Pilar, nos debemos un tiempo sin reloj)

AnaBlasfuemia)

93 comentarios:

  1. No he terminado de leer la entrada, ahora no tengo tiempo e intuyo que es de las que necesitan un rato de calma, un momento a solas, un instante de dedicación absoluta. Así que la leeré, tranquilamente. Pero me llevo la sensación de que algo bueno de verdad me espera y eso me encanta. Vuelvo, ahora o luego más tarde, vuelvo contigo, con Pilar y con lo que su libro promete. ¡Qué bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que a estas alturas hayas conseguido leer la entrada completa :) La calma viene bien para leer el libro de Las efímeras, porque no tiene ni una línea que te puedas descuidar. Algo bueno te espera, cierto: el libro de Pilar Adón. Aunque tengo que decirte que lo que estás leyendo ahora mismo es para mí algo grande y que me encanta que hayas entendido porqué esa autora que estás leyendo es tan especial para mí.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Impresionante reseña. De verdad. Transmites la misma pasión y emoción que has sentido al leerlo. Y las ganas que ya le tenía se han multiplicado por mil.
    ¡Besote!

    MH

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :) Tengo que reconocer que le pongo pasión a los libros, cuando los leo y eso hace que tenga que contarlo con la pasión que me contagian. No todos, algunos. Pero todos me transmiten algo. Y lo cierto es que las últimas lecturas (y relecturas) han sido todas bastante intensas. No me quejo. Si ya le tenías ganas es porque ya habrás visto que este libro iba a encajar contigo. Léelo y cuéntalo ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Estoy leyendo "Purga" de Sofía Oksanen, una novela que rezuma miedo por doquier, y me parece que esta de Pilar Adón se le parece, aunque por otras razones. No he leído nada de la autora así que gracias por descubrirme otra novela, otro mundo, otro universo, como siempre. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Purga está en mi lista. Mejor no le echo un vistazo (a la lista) porque me deja KO. El miedo creo que es uno de los ejes de la literatura, aparece en muchos libros, no sólo en los de terror. Y es que no nos damos cuenta, pero convivimos constantemente con el miedo.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Con envidia por la conmoción tan honda que su lectura te ha producido,voy a leerlo. Tu pasión, tan contagiosa , tan ingenua y vital, me anima a ello. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros que he leído últimamente todos me han conmocionado, cada uno a su manera. También es algo que busco ahora mismo y de momento llevo pleno de aciertos. Bueno, alguno ha patinado pero no he venido a contarlo :)
      ¿Sabes? Me ha encantado que pongas en una misma frase "pasión" e "ingenua". Porque acabas de describirme como poca gente ha hecho.
      Espero que el libro te conmocione, de la manera que sea, por lo que cuenta, por el cómo lo cuenta, porque te empapes de la atmósfera que crea Adón, porque te llegue de una forma u otra.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Gracias por compartir tus impresiones. Ya sabes que adoro los libros que dejan cicatriz y "Las Efímeras" es uno de ellos. La verdad es que me negué a leer nada sobre el libro hasta que no lo terminé, me negué a leer reseñas hasta que no escribí la mía y también... decidí no empezar a devorar un nuevo título hasta que pasase el club.
    Hoy empiezo nueva lectura. He dejado la herida al aire unas horas hasta poder realizar otra inmersión.
    Hay fragmentos de Pilar que se leen en apnea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por todo, Cristina. Ya sabes que yo también adoro esos libros y que soy especialista en encontrarlos y clavármelos hasta la médula. Yo todavía no me he centrado mucho en una nueva lectura, así que no te digo más. Zascandileo con poesía mientras tanto, aunque en un rato me voy a poner con Mansfield, cortito y bello.
      Así hay que leer los libros, así tienen que ser los libros, como si estuvieras bajo el agua, sin respirar, para salir luego a la superfice y coger el aire a puñados.

      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  6. Gracias Ana por tu aportación, fue un verdadero placer compartir comentarios y sensaciones con todas vosotras. Y sobre todo compartir la pasión de Pilar por su libro. De acuerdo contigo absolutamente, este libro da para muchas horas de conversación, Luisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luisa. Me lo pasé divino :) Y eso que me contenía porque por mí no hubiera parado de hablar. Para una tímida innata como yo eso ya dice mucho. Pero es que tiene tantos temas, da para tanto ¿verdad?

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Es sorprendente… hace años (creo que por 2006) escribí en un blog que tenía, una entrada sobre las… ephemeropteras!! Sí, esos insectos, imaginé una historia, con una hembra y un macho, a los que puse nombres, una historia sobre su encuentro amoroso y sus vidas, es decir, desde el amanecer hasta los últimos rayos del sol, el atardecer. Ya ni me acordaba, Ana, pero con tu genial reseña de este libro de Pilar Adón me has obsequiado con mi propio recuerdo. Hay libros que son como un pasadizo secreto y te permiten huir del tiempo. Seguro que éste es uno de ellos. Cuando era niño me encantaban los pasadizos secretos… aún los sigo buscando.
    Un abrazo Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, las coincidencias... La verdad es que las efímeras estas, los efemerópteros, dan para muchas historias. A mí también me circularon unas cuantas por la cabeza, pero no estoy muy centrada ahora mismo para capturar lo que me revolotea y concretarlo.

      Los libros hacen eso ¡verdad? Nos devuelven un poco a nosotros mismos, recuerdos... Yo huyo en los libros para encontrar. También para aprender. Tal vez nos encontremos algún día en algún pasadizo secreto.

      Un abrazo Paco

      Eliminar
    2. Por cierto, Ana, no sabes cuánto me alegro de que estés por aquí :) Sentiría mucho tu ausencia, pero sabes que decidas lo que decidas tendrás mi apoyo y comprensión... Eso sí, no dejes de leer, así no te nos vas!! Jaja.
      Abrazos!!

      Eliminar
  8. No he leído nada de la autora. Este libro es para leer sin prisas y construirlo cada lector a su manera y entender. Me lo apunto para cuando esté más despierta y apreciarlo bien. Da para muchas conversaciones y pensamientos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un libro para leer ligero, nada de lectura vertical. Más bien al contrario, en algunos párrafos te detienes, vuelves a leer, piensas, o simplemente dejas que el eco de lo leído te resuene... Tiene una estructura tan compleja, tan elaborada, tan bien armada y a la vez permitiendo que el lector sea quien interprete, sienta, elabore... que da para mucho, sí. A mí me lo ha dado.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. ¡Qué reseña! Has transmitido muchas emociones y concuerdo con Norah en que este parece ser un libro para leer en calma y saborearlo como merece; te agradezco que vinieras a contarnos de él, siempre es un gusto leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podía retenerlo, entre el impacto de la lectura y la pasión desbordante de Pilar Adón hablando del propio libro es que estaba deseando tener un teclado delante y, zas, contar, saliera lo que saliera. No sé si es deslealtad conmigo misma y mi propósito de desconectar de las redes sociales, pero me resulta difícil aislarme de este lugar tan mío, sobre todo si una lectura me hace tener que compartirla sí o sí.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Me alegra leerte una vez más. Esta es una novela que quiero leer a pesar del miedo que le tengo: las expectativas son altas y las críticas unánimemente positivas. No sé si logrará dejarme huella o no, pero es de cobardes no intentarlo. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el caso es que soy una mujer de palabra... Pero este blog es así, previsible de tan imprevisible. Si sigo leyendo, y si sobre todo sigo leyendo libros que me mueven a escribir sobre su lectura, tendré que seguir traicionándome a mí misma y viniendo aquí a contarlo, soltarlo.
      Es verdad que está teniendo buenas críticas. Yo no había leído reseñas antes de leerlo, pero siempre te llegan "voces". Después de dejar aquí el post ya he estado leyendo con calma y es verdad que los comentarios son todos muy positivos. No puede ser de otra forma. Y no es por casualidad. Y eso que Pilar Adón es una autora que no escribe para cualquier lector. Bueno, rectifico, escribe para todo el que lea. Otra cosa es quién aprecie lo que tiene entre manos. ¡A por él, Tizire!

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Creo que me gustaría este libro pero en el momento adecuado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tanto un libro de "momentos" como de leer con pausa, paladeándolo.

      Abrazo

      Eliminar
  12. Muy buena reseña, Ana. Me han entrado muchas ganas de leer el libro. No he leído nada de la autora y ya tenía ganas, pero con tus palabras, muchas más.
    Muchas gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa. Si ya tenías ganas de leer algo de Pilar Adón, este es sin duda su mejor libro hasta el momento, aunque los anteriores son también delicatessen y tiene además de varios géneros (poesía, relatos, ensayo...) A elegir.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. No he leído nada de la autora, pero con el entusiasmo que destila tu reseña, creo que es imposible dejarla pasar.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí ahora mismo Pilar Adón es de lo mejorcito que hay en este país. Así te lo digo.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. A mi también me ha picado la curiosidad, por al autora y por ese libro de los que dejan huella. En la reseña hay mucho más de ti que del libro (me gusta), pero investigaré. Gracias (otra vez) por tu sensible aportación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Terminas el libro y dan ganas de volver a empezarlo, no es una sensación que tenga con muchos libros. Del libro en sí, de lo que cuentan los libros, no suelo hablar mucho, no. Sí de lo que me transmiten, con lo que supongo que sí que hay mucho de mí (bueno, no lo supongo, lo sé). Pero en verdad es que en este post hay mucho de la propia Pilar (también).

      Gracias a ti por comentar.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. me lo apunto para cuando esté en una situación de estar atenta a lo que nos pide como lectores. En estos momentos estoy metida en un caos de la vida no cibernética.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es... no es una cuestión de momentos... es cuestión de encontrar ese tiempo atento para disfrutar de este libro, de cómo lo ha escrito Pilar. ¡Que se calme el caos!

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Uff, suena claustrofóbico, de momento no estoy por esos temas, aunque me lo apunto. Estoy con Clave K de Mararita Riviere, una fición en la que se disecciona la Catalunya de la omertà en relación al clan Pujol y aledaños. Y Almudena, cada vez que paso por la estanteria, me dice que ella, pa cuando...

    Lo que más me ha gustado es leer tu reseña, tan sentida, tan ¿intensa? ;).
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ambientes que crea Pilar (y se le da de master eso de crear atmósferas) siempre tienen mucho de claustrofóbicos, opresivos. Es un entorno muy propicio para desarrollar los temas que le gusta abordar. No he leído nada de Margarita Rivière, salvo artículos. Veo que este que mencionas es recientito... Y Almudena... ains... estoy un poco así raruna con ella...

      ¿Intensa yo? ¡qué va! :D

      Un abrazo

      Eliminar
  17. No me sorprende la pasión que ha despertado esta lectura. De hecho, la apunto para cuando llegue. Lo que más me alegra es volver a leerte. Tener otra oportunidad de acceder a la tensión emotiva de tus palabras que ya son un sello personal.
    Recibe un fuerte abrazo. Gracias por regalarnos un rato más de ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, Marcelo, que no lo pude evitar. Y me volverá a pasar, que si leo un libro que me toque y me agite, me mueva... pues tendré que venir corriendo a contarlo, porque aquí voy dejando los libros que me emocionan (por la razón que sea) como si fuera un diario personal.
      Gracias Marcelo, lo que es un regalo es que con esta impostura que tengo últimamente todavía haya quien se asome aquí y además comente.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. La verdad es que tiene muy buena pinta. Habrá que darle una oportunidad. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Me gustan tus reseñas porque añaden a mi vida lecturas que no estarían.

    Como esos insectos, lo efímero puede ser base para nuestros recuerdos futuros.
    ...O puede desaparecer.

    Tengo la creencia de que sumar lo efímero es lo que construye una vida plena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, seguro que alguna (lectura) ya ha estado o habría llegado. Pero si te añaden lecturas que luego te aporten y sumen entonces me tomo un vino por ti y por mi y brindo por ello :)

      En verdad todo es efímero. Todo.

      Un abrazo

      Eliminar
  20. No lo conocía y la verdad es que tiene una pinta exquisita pero con una lectura pausada. Hay que buscarle su momento. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vas a oir hablar mucho de este libro, ya lo verás. Y ciertamente es exquisito, por eso hay que leerlo despacito, como se saborean los manjares.

      Un abrazo

      Eliminar
  21. No conozco a la autora todavía, pero eso tiene una fácil solución. Y no me voy a quedar con las ganas. Lo de saborear el texto como el manjar más exquisito ya es una tentación difícil de sortear y la pasión que transmiten tu palabras también.
    Dispuesta a intentar atrapar todo la intensidad de lo efímero.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene fácil solución, sí :) Y quedarse con las ganas es lo peorrrrr. Por aquí siempre hay mucha pasión, esto es así. Y me consta, casi como una certeza, que sabes atrapar bien esa intensidad de lo efímero. Y te deseo además que sea así, que siga siendo así. Con tu mirada.

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Este lo tenía apuntado ya, así que por una vez me voy de tu blog sin apuntarme nada xD

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está sonando mucho por la red (y otros lares) y seguramente seguirá apareciendo mucho. Alegra eso de no aumentar la lista, eh. Señor, dónde hemos llegado :P

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Me gustaría saber sacarles el jugo a este tipo de novelas que cuentan tanto de un modo tan elegante (sin masticarlo), porque me llaman mucho la atención, pero cuando las leo siempre me dejan con sabor amargo, yo creo que porque tengo poca paciencia para masticar. Y tengo muchas ganas de leer a Pilar Adón (me pedí su "El mes más cruel" para Reyes aunque no cayó), pero también tengo miedo de que me pase eso.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver. Es lo que comento. Pilar Adón es muy inteligente en su planteamiento y en cómo concibe la literatura y el escribir. Sugerir, como en la vida, es mucho más enriquecedor que darlo masticado. Si nos dan el pescado ya hecho y partido en trocitos no aprenderemos ni a pescarlo ni a cocinarlo ni a partirlo en trocitos. Seríamos como bebés, siempre con potitos :) Pero no es sólo eso, es que en literatura darlo todo ya hecho, sin margen a que el lector ponga su parte, a mí personalmente me inquieta. No sé si trata de paciencia para leerlo. Yo suelo ser impaciente. Y a veces lo contrario. En este caso es que no me pedía el cuerpo leerlo apurada, porque es que tampoco podía.

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Ana, siempre lo mejor es la pasión que pones en tus reseñas, eso hace que leerlas sea una auténtica delicia y sobre todo cuando notas como un libro te ha calado hondo.
    Por supuesto que me lo apunto, son de esos libros que tienes que leer, releer y volver de tanto en tanto a él, porque en cada lectura y en cada momento te descubren cosas nuevas acerca de ti.

    Gracias por compartirlo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te aseguro, Conxita, que en las entradas en las que pongo pasión es porque en el libro hay más, mucha más. Y sí, es un libro para releer, porque no hay un resquicio por donde puedas distraer la mirada, te metes dentro y entonces empiezas a mirar, a capturar cosas, detalles, sensaciones. Es que te metes dentro, casi literalmente.

      Gracias a ti por comentar.

      Un abrazo

      Eliminar
  25. Me gusta lo que dices de las palabras y los silencios, y de cómo trata Pilar Andón a los lectores. No te voy a decir que me apunto el título porque ya tengo apuntado el nombre de su autora. Así que a ver si le pongo remedio y me estreno con ella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque, intuyo, tú sabes de la importancia de que lo se diga, sea; y de que los silencios, digan. Si de algo puedo dar fe es de cómo trata Pilar a sus lectores. Porque además en ese sentido me parece muy valiente, muy coherente. Escribiendo como escribe podría, si quisiera, escribir libros de esos de "superventas", pero no entra en su imaginario ni en su forma de concebir lo que es la literatura, los libros, el escribir... Eso que ganamos los lectores. Le pondrás remedio, que te veo venir ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  26. Buenas, la verdad es que tengo este libro en el tintero para leer en breves, y la verdad es que con tu reseña/comentario me han entrado más ganas aun. Me parece interesante lo que comentas de las palabras, y de la unión que debe existir entre fondo y forma en una novela, es precisamente en esa interacción donde se distinguen los buenos escritores de los malos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tensy: Si el libro está en el tintero intuyo que será, efectivamente, en breve. Estaré atenta a lo que cuentes y lo comentamos. La forma en Pilar Adón es impecable. Eso puede despistar, porque el fondo no lo es menos. Es muy buena escritora, y por eso a veces, qué paradoja, puede llevar a algunos lectores a que no vean lo que está contando.

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Como de costumbre, Ana, otro gran libro (y autora) que me descubres. Me encanta lo que dices de los lectores y Pilar Adón, me intriga el entusiasmo que demuestras frente a este libro, y me quito el sombrero ante los 12 años de embarazo y ante la firmeza para no salirse del camino que inicialmente se marcó la autora. ¡Lo tengo que leer! Gracias Ana. ¿Ves porqué eres mi faro? Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada. Aquí Pilar Adón, aquí Izaskun Albéniz. Presentadas estáis. Ahora ya es cosa vuestra que os entendáis y os llevéis bien :) Lo de los lectores es que es (somos) un mundo, no en vano un libro admite tantísimas lecturas. Porque cada lector es un mundo, y eso hace de cada libro un universo. Lo de los 12 años escribiendo un libro lo menciono porque es algo que a veces se nos escapa a quienes leemos y no es un dato superfluo. La estructura de este libro es muy compleja. Hay que apreciarla y darle su lugar.

      Uf... ser el faro de alguien... Vamos a dejarlo en que soy tu faro en cuanto a lectura ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  28. Hace un par de años estuve a punto de hacerme con "El mes más cruel" (los relatos es un género que me fascina y la portada tan evocadora me llamaba), pero estuve leyendo críticas, y la mayoría aunque exaltaba su estilo narrativo, poético, exquisito, también lo tildaba de rareza, asegurando que de sutil se pasaba y la mitad de las veces la gente no pillaba sus historias. Eso me desalentó a querer hacerme con el libro y profundizar en la obra de esta autora.
    Ahora leo tu reseña, y ando tan perdido como hace un par de años, jajaja.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo puedo entender, Ray. El estilo narrativo de Pilar hace tiempo que es así: exquisito. Pero también lo que aborda y cómo puede resultar.. ¿raro? Yo no sé si diría que es una rareza. Es que creo que a veces no nos damos la pausa necesaria para leer lo que tenemos entre manos. Y como Pilar no suele dar nada por hecho, es pura sugerencia, pues resulta que si vas con prisa no te "coscas" lo que hay por ahí, moviéndose. Mi consejo es que si puedes, leas sus entrevistas. Que la escuches a ella. Y entonces entenderás más fácil todo.

      Y encuéntrate, Ray! ;)

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Mi primer libro de Adón fue "El mes más cruel". Luego leí "Las hijas de Sara", y me ayudó a entender "El mes más cruel". Leí entrevistas de Pilar Adón. Tuve la suerte de ir a un par de clubs de lectura con ella (una sobre "El mes más cruel" y otra sobre "Oso"). Y todo se me hizo transparente.

      Son formas de leer, eso también es cierto.

      Un abrazo (otro)

      Eliminar
    3. Vaya, se me han abierto los ojos de repente cuando has puesto "Oso". Es un libro que tengo en la estantería (recientemente adquirido y a la espera de ser leído), pero de otra autora, una tal Marian Engel.

      Eliminar
    4. Sí, es de Marian Engel. Pero la persona que "localizo" el libro y se lo trajo para Impedimenta... fue Pilar Adón ;)

      Eliminar
  29. Aún no he leído nada de ella aunque tengo anotado "El mes más cruel". Me llevo también este, para cuando tenga ocasión.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno es relatos, el otro no. Lee, con pausa, deteniéndote. Y te remito a lo que acabo de contestarle a Ray ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  30. Me entusiasma lo que cuentas. He de decir que os leí por instagram hablando del libro y me convencisteis totalmente. Aunque no se si leer antes Los hijos de Sara
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que cada libro puede ser diferente según quién y cómo lo lea. A mí desde luego es un libro que no me parece que tenga desperdicio. Para volver a leer despacio. Si vas a leer "Las hijas de Sara" sí o sí, entonces leélo primero, sin duda.

      Un abrazo.

      Eliminar
  31. ¡Madre mía, qué intensa tu reseña! Con todo lo que nos has propuesto, verdaderamente esto da para mucho, para mucho más que para un simple comentario. Lo anoto ahora mismo para comprobarlo todo por mí misma. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí que me parece comedida :) Es una lectura con mucho contenido, y desde luego para mucho más que un comentario, da para muchas conversaciones. Benditos libros :)

      Un abrazo

      Eliminar
  32. Ana, hacia tiempo que no podía venir a visitarte,...y veo que las lecturas han sido intensas. Pilar Adón traduce libros para impedimenta, y las efímeras, están en mi lista...esa interminable...esa que se desliza cada vez que voy a las librerías...y tal y como tú la cuentas, con ese espacio entre tú y la autora, ese cuarto propio que compartís...sin duda alguna, sube puestos...se introduce en los números uno. ¡¡Cómo echaba de menos leerte, Ana!! Espero que no abandones este rincón y sigas dejando tu huella...tus pensamientos, tus ideas...solo si quieres y tienes ganas.
    Un abrazo y feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te he "visto", María. Aunque ando medio ausente también de las redes, aunque por motivos diferentes a ti, hay blogs que tengo muy "vigilados". Y el tuyo es uno de ellos.

      Sí que he tenido lecturas intensivas, muy de la mano con el momento en el que estoy. La verdad es que llevo una racha de lecturas que, salvo algún ligero desliz, me dan vida como lectora y como persona. También es verdad que, sabiendo lo que busco, es más fácil tirar de libros que no me van a fallar, no sólo porque algunos sean relecturas, sino también por ser consciente de lo que tengo entre manos.

      Pilar Adón hace algo más que traducir en Impedimenta, "Oso", de Marian Engel fue un "descubrimiento" suyo :) No te pierdas "Las efímeras". Lee despacio, déjate envolver, "escucha" con atención. Verás que es un libro que lees y sabes que volverás a leer.

      Yo sí que te echaba de menos "verte" por aquí, por tu blog. Me alegra que andes más conectada porque eso salgo ganando, leerte siempre es una delicia, como bloguera y como comentarista.

      No abandonaré este rincón. Este blog... soy yo. Sólo estoy cogiendo... ¿oxígeno? Dejando que se airee un poco esta habitación propia, limpiando y sacando brillo a la campana. Suena tan bien que hasta me lo creo yo misma ;)

      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  33. Hola Ana, a este libro ya te tengo echado el ojo desde que salió a la venta. Y me lo leeré si puedo, no sé cuándo pero me lo leeré. No he leído tu reseña entera, porque me la quiero leer cuando haya acabado de leerme el libro, jajaja. Es que ultimamente cuando un libro me interesa lo que hago es no leerme las reseñas, para que así me sorprenda más. Bueno, te mando un abrazo y que sepas que aunque comente muy poco (estoy medio desaparecida de la blogosfera y tambien por esa causa medio olvidada, ya me siguen muy pocos)te voy siguiendo. Ya que tu blog y tus entradas junto al de Carmen Forján son de mis preferidos. Es que me voy haciendo viejecita y ya sólo me apetece hacer lo que quiero realmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar. Ya sabes que mis reseñas no destripan nada del libro, más bien me destripo a mí misma :D Yo tampoco leo nada sobre el libro que esté leyendo, salvo lo que haya leído previamente, claro.

      También ando medio desaparecida, pero de vez en cuando vengo a respirar a mi rinconcito.

      No hace falta ser "viejecita" para hacer lo que se quiere realmente, pero si ha sido ahora cuando lo haces, bienvenido sea ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  34. Hoy voy a comprarlo. Gracias! Gran descubrimiento para mí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué ímpetu! :D No sé lo que lees habitualmente, así que no puedo intuir si te gustará o no. Pongo mucha pasión cuando leo y también cuando lo cuento, quien lleva tiempo por aquí ya sabe poner filtro a mis entusiasmos y más o menos van desbrozando el camino para saber cuáles de los libros que comento por aquí son para él o ella y cuáles no.

      Ya me contarás, en todo caso. Nos leemos.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Por supuesto. Te tengo grabada en mi lista. Bueno sólo a tí, la verdad. Ya iré descubriendo Blogs.

      Eliminar
    3. Entonces la lista es corta (aún) :D

      No sé si usas Instagram, allí también hay buenas recomendaciones de lecturas y libros. Aunque también es verdad que al final lo mejor es ir decidiendo por una misma y el momento en el que está.

      Un abrazo

      Eliminar
  35. A mi también me gustó y coincido contigo en que es un libro que da para muchas charlas y muchos ratos, que se recomienda incluso por eso, para la charla del café. Es un lujo leer a Pilar, tanto como escucharla
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro que no tiene desperdicio. Por cómo está escrito, sugeriendo, por las cosas que plantea... da para conversaciones y conversaciones.

      Es un lujo, lo es. Leerla y escucharla.

      Un abrazo

      Eliminar
  36. Doce años de creación! La verdad es que tal vez me equivoque y prejuzgue injustamente pero... desconfío de las historias nacidas en un pis-pas. Todo necesita su tiempo de cocción. Me dejas con ganas de estrecharle la mano a esta autora :)
    Me ha encantado el párrafo de "Las palabras son importantes...", maravilloso.
    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hay autores que son muy prolíficos pero a mí no suelen ser los que más me entusiasmen. Aunque cuando algún escritor me guste me de rabia que no haya escrito más :) Supongo que también se trata de la historia que quieran contar, de cuál es su objetivo. Un buen libro debe tardar en escribirse, mínimo un año o dos. Yo que sé. La estructura de "Las efímeras" es más compleja de lo que parece, sobre todo porque Pilar Adón no deja nada al azar, aunque deje mucho al lector.
      No tardes en estrecharle la mano a Adón ;)

      (Gracias)

      Un abrazo

      Eliminar
  37. Si, este libro le tengo apuntado en un rincón de mi memoria. Esta esperando su momento y estoy convencida de que va a ser uno de los que deja huella. Es por eso que no voy a leer, de momento, tu entrada.

    Un abrazo!

    hilosylaberintos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces cuando lo leas vuelve (o voy) y lo comentamos (de todas formas no destripo nada)

      Un abrazo

      Eliminar
  38. Qué alegría volver a leer una reseña de una libro apasionante como el que traes de esta autora. No la conozco pero la instalo en esa nube que tengo propia (no la virtual) y algún día llegará el momento seguro. Tus propuestas siempre me resultan interesantes por lo que cuentas del libro y por lo que revelas de tu persona a través de la lectura.

    Cuídate mucho y sigue obsequiándonos con tus lecturas apasionadas.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra tu alegría (pero tenme paciencia).

      Me alegra que te interesen mis propuestas. Esta es especial, me sacó del letargo. Si tienes oportunidad, acude a alguna presentación en la que este Pilar Adón, te entusiasmará su entusiasmo.

      ¿Yo me revelo a través de la lectura? ¡anda ya! ;) Es la mirada, siempre.

      Sigo con lecturas apasionadas, es increíble pero estoy ¡con cuatro libros a la vez! Pero de momento sigo escribiendo para mí. Lo iré dejando cuando... cuando vuelva.

      Un abrazo, fuerte (te "vigilo")

      Eliminar
  39. Doce años escribiendo una novela... parece que la constancia y el esfuerzo de la autora han dado resultado. Tomo nota del título, que me ha gustado lo que has escrito sobre esta obra.
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que por medio escribió más libros :) Pero los que dedicó a este dice mucho. Espero que te animes y lo disfrutes, Sara (me alegra verte de nuevo "en activo") ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  40. ¡Hola Ana! :)
    Primero déjame que te diga que leer tus reseñas es un placer.
    De entrada, siendo honesta, me estaba diciendo para mis adentros que realmente este no era un libro para mí. Pero a medida que iba leyendo me ha ido picando el gusanillo. No estoy convencida de que sea MI libro, pero tengo la curiosidad suficiente como para apuntarlo y ver por mi misma qué ha escrito Adón :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mona Lisa :)

      Es difícil saber qué libro es para cada cual, a veces es difícil saber incluso para una misma. Pero es un muy buen libro y muy bien escrito. Pero como todos los libros, muchas veces la clave está en cómo los leemos, en el momento... Por eso tengo libros en casa que esperan tanto. Porque tienen que ser leídos en ese momento y no en otro. Pocas veces compro un libro y me lo pongo a leer inmediatamente. Una vez que esté en casa, ya caerá. Y funciona este sistema ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  41. No se te ocurra privarnos de tus reseñas!! Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jar!!! ¿Y si se me ocurre? :D

      Volveré. Pero ahora necesito este tiempo así, encerrada en mi cascarón, con ligeras salidas para asomarme por ciertas ventanas ;)

      Abrazo

      Eliminar
  42. Respuestas
    1. Gracias. Espero que disfrutes del libro ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  43. Estábamos todos esperándote !!!!!! Gracias reguapa por volver. Estoy terminando "La campaña de cristal" y como loca por empezar "Las efímeras".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaaja ¡Carolina, te lees todo lo que comento, madre mía! :D Pues prepara la libreta porque he seguido leyendo, despacito, pero leyendo... y hay aciertos, grandes aciertos ;)
      léelo con lápiz en la mano, tomarás nota y subrayarás mucho ;)

      Gracias a ti, un abrazo ;)

      Eliminar
  44. Hola, Ana! Acabo de terminarme 'Las efímeras' y he encontrado tu reseña (en ciertos casos busco reseñas después de leer y no antes, por si acaso...) Me encanta que seas también fan de Pilar Adón, coincidimos en haberla descubierto con 'El mes más cruel', que para mí fue una revelación. Me pareció maravilloso, disfruté como una niña de cada cuento y se me metió muy dentro... imagínate las ganas que le tenía a este libro. Con 'Las efímeras'me ha pasado algo muy curioso: lo estoy digiriendo, y entendiendo, después. Me habla después de haberlo terminado. Me habla y, creo, me va a seguir hablando... Tengo pendiente escribir sobre él, aunque ni de lejos estaré a la altura de tu reseña. Un abrazo!

    ResponderEliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA