lunes, 21 de abril de 2014

Como amigo (Forrest Gander)




Título original: As a friend
Traductora: Pura López-Colomé
Páginas: 136
Publicación: Sexto Piso
ISBN: 9788415601241
Sinopsis: Les es uno de esos escasos seres extraordinarios en el sentido más amplio del término. Desde su accidentado nacimiento parece portador de un destino tan intenso como terrible. Lo mismo inspira fascinación por su gran belleza e inteligencia, que envidia entre sus más íntimos amigos, que disfrutan y padecen de manera constante su magnetismo. Como amigo narra su historia con el sur rural de Estados Unidos como melancólico trasfondo donde él mismo, su amigo y rival Clay, su esposa Cora y su amante Sarah se ven envueltos en una trama de amor y celos, donde todo gira y confluye en torno a Les.

Podéis empezar a leerlo AQUÍ.


Estaba en un momento lector complicado. No sabía qué leer ¡será por libros!! No, no era por falta de libros, era por otras faltas. Se me hacía raro ir con mi mochila sin un libro dentro, no tener en los momentos de espera y otros vacíos una lectura para echarme a los ojos. Como no tenía que leer, me quedaba embobada mirando hacia no se sabe dónde y con la mente en blanco. Y así tres días. Sin reconocerme. Una noche recurrí a Agustina Guerrero y su Diario de una volátil. Otra noche me refugié en Wislawa Szymborska y El gran número. Fin y principio y otros poemas. Cada uno en su estilo me dieron lo que buscaba y necesitaba, me acompañaron en noches complicadas y ruidosas. Me sujetaron, una con sonrisas y positivismo y la otra con ternura, inquietudes y serenidad. Pero seguía perdida mirando entre libros. Como no tengo mar ni playa que lo limite, fui a la biblioteca buscando silencio y, de repente, lo vi: Como amigo. ¿Quién no quiere un amigo?. Ven, le dije. Voy, me dijo. Y salimos a la calle de la mano, atravesamos la carretera y entramos en casa. 

A Les le gustaba poner en escena intercambios dramáticos de los que podía salir rápidamente, dejando tras de sí  un espacio cargado.  Su resonancia.

Como amigo tiene uno de los arranques más espectaculares e inquietantes que recuerdo, de una gran (casi excesiva) intensidad, con un lenguaje que es como las contracciones que describe, bombeando la mirada del lector. Seguí leyendo hasta la página 37, contenta de haber elegido tan a ciegas y tan acertadamente. En ese punto y página me detuve, quise saber más de lo que tenía entre manos. Leí esta reseña, esta y también esta. Sonreí, qué maravilla, yupi, qué acierto, apunta este libro, me congratulé por la elección y me dispuse a seguir leyendo.

Cometí un error (en realidad fueron dos errores). Me equivoqué. Seguí leyendo y de repente me perdí. Todo lo que me había gustado hasta esa página, todo lo que había recuperado, todo lo que creía que se iba a expandir y a mostrar ante mis ojos lectores se empezó a desmoronar. Ya no veía nada de esa delicatesen que había empezado a saborear con regocijo e ilusión. Me paré y volví hacia atrás. ¿Qué carajo me estoy perdiendo?, ¿qué es lo que no veo? Volvía hacia atrás, seguía perdida pensando que debería de estar leyendo mal, de forma inadecuada, que tal vez más adelante pasaría algo que me hará recuperar esa mirada ilusionante del principio.

Nada menos que Jeanette Winterson dice de este libro que es perturbador, inolvidable y encantado. Y que había que leerlo con lentitud. No, esto no puede ser. Perturbada estoy, desde luego, pero sospecho que no de la manera de Winterson. Avanzo páginas y sigo sin ver nada claro ¿dónde está el Les cautivador y extraordinario que pensé me encontraría en algún momento y haría encajar unas piezas que se me caían de las manos y se desmoronaban? Unas piezas que además, ni me gustaban ni disfrutaba. Les no me parece cautivador, no me parece extraordinario, no me parece nada. Ningún personaje me dice nada, no los entiendo, no entiendo tanto arrebatamiento por Les.  Me lo digan en prosa, en verso o a grito pelado. No lo entiendo.

No llegó, no hubo un momento en el que la lectura recuperara la ilusión, la magia. Algún destello, alguna frase aquí, allá. Deseosa de rescatar algo me aferraba a esos brillos esporádicos. Pero unos centelleos no hacen belleza ni construyen un libro. Forrest Gander es poeta, y esta su primera novela. Dice que tuvo que inventar otra forma de escribir, porque no sabía escribir como un novelista. A mí me gusta la poesía, aprecio el lirismo en la narrativa. Adoro las artimañas y juegos de palabras, que se construyen verso a verso, golpe a golpe de estrofa. No adoro este libro.

No ayudaba mucho a mis mejores intenciones de dejarme embelesar por este libro el que la traducción fuera al mexicano. Pero ni salvando ese obstáculo conseguí atisbar nada más allá de esas 37 primeras páginas y poco más. Quise ver originalidad si no en lo que cuenta (me recordaba a Michael Cunningham, en una vertiente que pretendía ser más transgresora), al menos en el cómo lo cuenta. Pero ni siquiera la estructura narrativa más o menos experimental consigue salvar la lectura ni que mis esperanzas lleguen a buen puerto.

Como es corto, además de ir hacia delante y hacia atrás, incluso al terminarlo lo volví a releer. Que no se diga que ya que voy a mandar este libro a mi casi olvidada ONG ¡Salva mi lista! no he intentado evitarlo. Que una cosa es tirar un libro al campo, a la madre tierra, pero otra defenestrarlo en la ONG. La relectura sólo confirmó lo que ya sabía: o yo no sé leer, o estoy fatal de lo mio o este libro está sobrevalorado no, lo siguiente.

¿Os dije que cometí dos errores? En realidad cometí tres: el tercero fue haberme parado en esas tres reseñas mencionadas al principio y no haber llegado a leer esta reseña. La búsqueda de Google no me la quiso mostrar entre las primeras. Me hubiera ahorrado tiempo y una decepción que se aproxima mucho a la sensación de haber sido estafada. Por verlo desde una vertiente más positiva y constructiva, también quiero valorar algo de esta lectura: me ha venido de perlas cabrearme con un libro para equilibrar mis marejadas emocionales.

Qué es lo que anda mal en mí, que decidí creerte. Qué anda mal en mí, que no pude salvarte
 PD: Pido perdón humildemente al segundo error por mi impulsividad.
(©AnaBlasfuemia)

97 comentarios:

  1. Esta reseña parece un cuento, y pensaba que tendría final feliz, pero da un giro inesperado y lo tiene agridulce. Pues nada, a la ONG. Espero que recuperes pronto tus habilidades lectoras, si no lo has hecho ya. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No comemos perdices Caminante!! Dí tú que tampoco me gusta comerlas, así que por ese lado sí es un final feliz ;) Empezó bien, demasiado bien y luego, zasca, en toda la cara. Buenas noticias: recuperadas las habilidades, los libros son tan agradecidos que no te dejan de la mano durante mucho tiempo ¿cómo no quererlos? ;

      Besos

      Eliminar
  2. Patapum. Desde mi rincón junto al mar Cantábrico oigo el estruendo. Creí que eran las obras de abajo, pero ya veo que ha sido el derrumbe de tu ilusión primera. Ya lo siento. Pero sabes que estos desplomes sirven para afinar las sensaciones y apreciar lo que se sostiene, aunque sea ayudado por andamios. ¿Llamo a un camión contenedor para que se lleven los despojos?
    Llévate casco para el siguiente ;) Besucos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué arte has tenido para delizar como quien no quiere la cosa eso de "desde mi rincón junto al mar Cantábrico"... Pues como asturiana que ama como una energúmena el Cantábrico y que vive en un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiere acordarse, te digo: esta te la guardo :P

      Ha sido estrepitoso, sí. Que de un libro que bueno, está bien pero sin alardeos, pues bueno. Pero que empiece tan bien y la fastide tanto al poco... No hombre no, no me vengas con cuentos experimentales y artificios poéticos. Que va a ser ahora que la poesía es una excusa para todo. Pues no. Nada, no hace falta camión contenedor: a la hoguera los escombros, a la pira funeraria directamente. Para el siguiente voy sin casco, que una es aguerrida y valiente :P

      Besucos!!

      Eliminar
    2. No me la guardes tanto, que ya subirás tú cuando yo esté desesperada lejos del mar :P Por lo pronto, ya llevo cinco días de vuelta a la vorágine cotidiana. Lo bueno acaba pronto.
      Si no llevas casco, por lo menos el botiquín...

      Eliminar
    3. Subo muy poco Zazou, me queda más lejos el Cantábrico de lo que los kilómetros dicen. Y tranquila, el botiquín es como un traje últimamente, recurro mucho a él ultimamente ;)

      Eliminar
  3. Ya sabía yo que tu reseña/cabreo me iba a gustar. Perdóname Ana, no es que me guste verte cabreada, pero es que lo cuentas con mucha gracia. Ya sabes que pienso que lo que hacen tusentradas tan especiales es todo el sentimeinto que les pones, sea éste el que sea... Además, tienes mucha razón en verle el lado positivo, no hay nada mejor que leer un mal libro para que tu larga lista resulte tremendamente tentadora ;).
    Lo primero que he pensado cuando he visto el título es, "qué raro, no leyó a Tongoy", y veo que sí lo leiste, pero tarde... Bueno, ya no hago más leña del árbol caído, no todo pueden ser aciertos en esta carrera, también hay que darse algún tropezón para, como tú bien defines, equilibrar.
    Un besote gordo, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, Beatriz. Bueno, hay que tomárselo con humor, que si ya lo sufrí yo al leerlo no lo vayáis a sufrir vosotros al leerme. Sentimiento le pongo, es verdad, pero a ver es que si no se lo pongo no soy yo, que lo mío no es la oficialidad, he optado por comentar los libros desde el mismo lado que los leo: desde las entrañas. O sea, tecnicismos cero, pasión a mil.
      El lado positivo del cabreo, ya sabes, de repente te ves desde fuera con tu enfado y te acaba por dar hasta la risa y todo. Pues fíjate, no vi a Tongoy, no, ví los dos o tres primeros sitios que me ofreció Google y dejé de mirar, ya no necesitaba más. Una jugada del destino :( Hacía tanto que no mandaba un libro a la ONG que ha dolido, pero hoy ya me digo ¡se lo merece!

      Beso!

      Eliminar
  4. Siento que te haya decepcionado, pero así ya sé que no debo leer este libro.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. A veces pasa. ¡Ánimos lectivos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente, pasa pocas veces. Me quedo con el resto de veces, las que no pasa. Gracias por los ánimos (me los quedo, que siempre vienen bien)

      Besos

      Eliminar
  6. Ana, todos pasamos momentos que no sabemos que leer, y como tu dices, será por libros !!!!! Hasta empezar dos o tres no he encontrado uno que mantenga mi atención. Haces una reseña muy tuya del libro y me alegro ya que creo que tiene que ser así, resulta difícil recomendar libros o ensalzarlos, lo que para mi puede ser fabuloso, para ti un desastre.
    En fin, lo dicho, será por libros!!!! Ah y de errores nada, eso no son errores Ana, son pequeños tropiezos.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes? Lo que pasa es que encontrarse con un libro que decepciones, bueno, pasan esas cosas. Pero momentos de no saber qué leer... es que nunca me ha pasado, porque entonces recurro a un tipo de lecturas que no me fallan ni aunque sean pésimos: thriller, policiacos, suspense... Pero esta vez nada, atasco. Si ni siquiera son muchos, tres días, pero se me hicieron un mundo, me engullía esa mochila vacía :( Lo que leo lo cuento, y así como lo leo además, lo que el libro me cuenta a mí. Que no es decir si el libro es bueno o malo o mejor o peor, sino las sensaciones. Hasta un libro que no te guste nada te dice algo. Escuchar los libros, vaya. ¡¡será por libros!! ;)

      Besos Lídia

      Eliminar
    2. Si Ana, pasa y mucho, yo ahora después del despido no me centraba en ningún libro, empecé por lo menos tres o cuatro y con buenas reseñas y nada, así que al final estoy leyendo El amor huele a café y me tiene bien enganchada que a fin de cuentas será lo que necesito en estos momentos. Y que sepas que no pude con las Horas Distantes nuffff XD menos mal que lo tenia en ebook y no me gasté tanto dinero sino me da algo !!!!!!

      Besos !!!!

      Eliminar
    3. Pues seguramente es que eso es lo que necesites: amor y café o amor y aroma a café ;) Oye, yo "El jardín olvidado" tampoco me pareció para tanto, eh, que fui de las decepcionadas con Kate Morton, así que... gustos y colores, ya sabes lo que se dice...

      Besos y a leer!

      Eliminar
  7. Lo mismo digo a veces pasa, empiezas a leer el libro con muchas ganas, te emocionas y plas se desmorona y desfallece.
    Descarto el libro!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, son cosas que pasan. Es verdad que pensé ¿por qué sigo leyendo?. Pero entre que el libro era corto, y las reseñas eran buenas (las que leí al principio) y mis malditos impulsos... pues seguí hasta el final ¡y releí! Vaya masoquismo el mío. Libro descartado, Lunilla.

      Beso

      Eliminar
  8. ¿Cuántas veces no me habrá pasado lo mismo? Empezar una novela, un relato o cualquier otro tipo de narración con entusiasmo efervescente, para ir poco a poco (o de repente) perdiendo la ilusión por esa lectura.
    Me ha gustado esta reseña Ana, esperemos que haya más suerte para la próxima.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que en este caso el entusiasmo me lo daba la lectura de las primeras páginas, que yo iba un poco todavía apagadilla, por eso me descolocó tanto y me dio tanta rabia y no lo tiré al cubo de la basura porque era de la biblioteca, que si no.... Ya he leído más, la suerte me acompaña de nuevo ;)

      Besos

      Eliminar
  9. Con lo que yo me fío de Winterson, en fin, qué se le va a hacer? A mí las crisis lectoras me llegan en junio y me tiro los días abriendo y cerrando libros y diciendo #meh, como en twitter. A mí, por lo que c uentas, este libro no creo que me interese, no conozco al autor tampoco, no tengo el disgusto.

    Sí, sí, ya te he añadido a digg, no te me escapas más ;) Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si yo también me fiaría de Winterson, pero ya ves. Por cierto ¿sabes que empecé a leerla y lo tuve que dejar? Pero no fue por su culpa, es que empecé a leerlo a la vez que leía Fun Home (Alison Bechdel), y se me solapaban y entrecruzaban y como Fun Home era de la biblioteca deje al margen a Winterson. Luego no quise leerla seguido de Bechdel y ya se me cruzan otras lecturas, pero la retomaré.
      Yo no soy muy de crisis lectoras. Y menos mal, deben de ser las únicas crisis que no tengo, jajajaja. Nada, pasa de largo Yossi, aunque nunca se sabe si iba a ser gusto o disgusto.
      Así me gusta, que me tengas bajo vigilancia ¡vaya presi!
      Besos

      Eliminar
    2. A Blechdel la tengo que leer, ya urge, muy mal por mí. Jeanette Winterson me suele gustar, sobre todo Escrito en el cuerpo pero vamos, quevengo porque se me olvidaba que esos libros de Lispector... no lo veo yo.... mejor Aprendizaje o Libro de los Placeres y ya sé quue siempre recomiendo uno dependiendo de quien me pregunte pero yo sé por qué lo hago. Lispector es GRANDE.

      El presi con un lunes malo.

      Eliminar
    3. Blechdel, lee y comentamos, no creo que lo reseñe, quizás en un express. De Winterson, no lo dije, el que empecé fue ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?, por eso, tan autobiográfico, se me cruzaban Blechdel y ella, la madre de una, el padre de la otra, las funerarias... Cachis, Yossi ¿te parece bonito? ¿vas y me recomiendas lo que no tengo? jajajaja, Lo solucionaré. Y en agradecimiento a esa intriga del "yo sé por qué lo hago" será con Aprendizaje o El libro de los placeres. Hecho. Le tengo muchas ganas, en verdad.
      Besos de no hay lunes que dure una semana ;)

      Eliminar
  10. Un entusiasmo que termina en decepción o que al menos, baja un tramo de escalera. Lo entiendo, te entiendo. Últimamente me está ocurriendo que comienzo mis libros con un entusiasmo que me lleva en volandas y con el paso de las hojas me voy vaciando y bajando de las nubes. Da rabia. Mucha. Pero ¿cómo lo iba a saber? Hasta que no me he puesto a leerlo no lo he sabido. En fin, que se agradece la sinceridad plasmada y me ahorras otro sin sabor más. En cuanto a los errores.. ¿no dicen que de ellos se aprenden? Pues eso. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este no baja un tramo, bajo todas las escaleras de golpe. Y estábamos en un ático... Qué desconsiderado. No podía saberlo, es verdad, incluso cuando por alguna extraña razón me paré para comprobar van y me san alas... Así que mal, mal. Los experimentos con gaseosa, Ana. Que podría haberlo abandonado, pero no, obstinada y masoca lo leí y lo releí. Eso dicen, que de los errores se aprenden. Yo de hecho estoy dispuesta a tener unos cuantos más para seguir aprendiendo :P

      Besos

      Eliminar
  11. Los libros es lo que tienen, forma parte de su encanto: pueden darte placeres difíciles a veces de expresar (para mí... a ti se te da fenomenal. tus reseñas ahí están de muestra), a veces te golpean, a veces te aburren, a veces decepcionan... esa sensación de atraparte en un primer momento y después languidecer la he tenido en alguna ocasión. Pero, la curiosidad mató al ratón y eso hace que volvamos una y otra vez a la lectura, siempre abrimos un libro con la disposición de vivir nuevas o viejas vidas, pensar nuevos y viejos pensamientos, sentir nuevos y viejos sentimientos... Suerte para la próxima. Estaré pendiente, ya que me has descubierto autores y novelas a los que no me hubiera acercado de no ser por tu reseña.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Libros, nos dan, nos quitan. nos emborrachan, nos engatusan, nos apasionan, nos buscan y hasta nos encuentran. Pese a estos tropiezos (suelen ser pocos, menos mal), nunca renunciaré a leer y además tengo que agradecer lo que me han traido, que siempre será más que lo que yo les de. No me imagino sin un libro al lado, siempre ha sido así, por eso esos tres días ese vacio me estaba dejando en un lugar en el que no queria estar. Pero como los libros son, sobre todo, agradecidos, ya estoy en otra lectura, cortita, pero que estoy tardando en leer porque (distracciones y esperas al margen) lo disfruto como quien saborea un helado dejando que se derrita despacito en la boca. Y creo que es una lectura que a ti te gustará (si no la conoces ya). Lo que no sé es cuándo lo comentaré que tengo pendientes varios libros leídos.

      Besos elvirar!

      Eliminar
  12. Uy, cuánta rabia acumulada. Bueno, no pasa nada, desde luego no se puede decir que no lo hayas intentado que hasta lo has leído varias veces, por ti, por mí, y por todos tus compañeros de la blogosfera que nos lo vamos a ahorrar. Podrían gustarme esas 37 páginas pero no merece la pena. Al menos algo de desahogo has sentido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que rabia mosqueo. Porque claro, no lo he comentado ni desarrollado, pero da que pensar tanta disparidad de criterios ¿no?. Que es que yo leía las reseñas esas y miraba el libro, y volvía a leer y no entendía nada. Así que sí, lo he intentado, vaya que sí. Con lo que yo quiero querer a los libros ¿por qué se rebelan algunos, por qué?. Te lo ahorras Norah, pero creo que no te gustarían ni siquiera esas 37 páginas. Sí, de desahogo me ha servido, el cabreo purificador y todo eso ;)

      Besos!

      Eliminar
  13. Bufff pues está claro... Queda descartada.
    Me has transmitido esa decepción, y con una que la sienta en su propia piel, creo que es suficiente jijijiji tan solo lamento que te haya tocado a ti.
    Muchas gracias por esta estupenda y sincera reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lectura descartada Cristina, sin miramientos ni remordimientos. Que no sé porqué me da por experimentar, que si un título, una sinopsis, unos comentarios, una editorial (que nos trajo a la enorme Mary de Del color de la leche)... y toma tropezón. Me ha venido bien, por confiar en mi intuición, la jodida no es perfecta y se me había olvidado :P

      Gracias a ti por comentar. ¡Besos!

      Eliminar
  14. Con lo bien que empezaba la historia, y no la del libro sino la de tu reseña, y qué mal ha terminado.... Yo no conocía el libro pero no creo que me anime con él, aunque habría hecho como tú y habría seguido avanzando hasta el final esperando encontrar un cambio, lo que tiene mérito ya es haberlo releído
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo que cuento es como fue: ese entusiasmo inicial fue así, me lo daba el propio libro, no es que yo lo llevara de serie (al contrario, que partía de un estado ganso que no veas), y luego, yo no sé, no daba crédito a lo que leía. Lo releí porque era cortito y porque no entendía nada de lo que algunos dicen de él, pensaba que era yo que estaba leyendo mal. Pero no.

      Besos Tatty

      Eliminar
  15. Cuánto lamento que esta historia no tuviera un final feliz, odio cuando eso pasa, y aún más si empieza con tan buen pie... Aunque el libro no me sonaba de nada, creo que de haberlo encontrado por aquí, solo con leer la sinopsis me habría lanzado por él; ahora estoy avisada y me parece que lo dejaré pasar. Confío en que regreses pronto a contarnos otra historia, esta sí con final de cuentos de hadas, a ser posible ;)

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo tuvo un final feliz, es que quitando el arranque luego nada es feliz, ni... ni nada. Ahí me dolió, que empezó que parecía una cosa y luego. Vale, yo le pongo pasión pero el vacio no me atrae nada aunque me lo rellenen con gomaespuma de colores. Avisada estás ;) Y sí, volveré... con aciertos de mas o menos enjundia, pero volveré ;)

      Besos!

      Eliminar
  16. La verdad que suelen pasar normalmente las dos cosas, estar en una época que no sabes qué leer y que en cuanto encuentras un libro crees que es el adecuado, y termina en decepción, es una pena pero no te atasques y sigue buscando ;)

    Un besiño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me han pasado las dos cosas a la vez :) La buena noticia es que el bache (al menos el lector) está superado, he buscado y he hallado ¡aleluya! ;)

      Besiños Ali!

      Eliminar
  17. Lo siento muchísimo. Pensé que iba a ser una historia con final feliz y descubrimiento lector. A mi a veces me pasa y me da más rabia cuando lo he intentado con muchas ganas e incluso he vuelto a coger un mismo libro por darle una nueva oportunidad.
    En fin por suerte siempre aparecen los libros salvadores que nos quiten los malos sabores de boca.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni el final ni lo del medio... Nada de descubrimiento lector, parecía que sí pero no. Da rabia, porque sí, lo intenté, yo quería... pero él no. ¡¡Si hasta lo releí nada más terminarlo!! Nunca había hecho eso con un libro que no me gustara (con alguno que me ha encantado sí), así que no fue por no darle oportunidad, por no intentarlo. Pero sí, ahí están los libros salvadores, libros que te reconducen. Y son tantos que estos tropiezos, pues bueno, son anécdotas ;)

      Besos!

      Eliminar
  18. Bueno, pues solo puedo decir que gracias por salvar mi lista. Con el comienzo de tu reseña pensé que era un gran descubrimiento pero al final comprendí que lo hacias por salvar la lista de todos los que te leemos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quién salva mi lista, eh? ;) ¡Yo pensé que era un descubrimiento! Bueno, sí lo fue, pero descubrí otras cosas, como por ejemplo filtrar, filtrar, filtrar, lea lo que lea ;) Las listas, pobre, piden socorro y nosotros venga a exigirles más y más. Tenemos que tratarlas bien.

      Besos

      Eliminar
  19. Bueno, Ana, son gajes del oficio de lector. Pensamos que tenemos olfato y es verdad que lo tenemos, pero a veces falla porque no somos infalibles. También cuenta el gusto personal, por ej. a mí Banville me deja fría (y ya he leído tres suyos) y todo el mundo lo adora, así que seré yo la culpable, supongo. Otras veces es la época, el momento, luego lo vuelves a coger y te encanta. En fin, que es un misterio lo de los gustos lectores y eso también da chispa a la lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, gajes del oficio. Yo en realidad olfato no tengo (literalmente), así que tiro de intuición. Pero en verdad son más los aciertos que los fallos, y si lo pienso bien, hasta estimulan, porque luego te pones como loca a buscar una lectura que compense y entonces afinas mucho. No he leído a Banville (todavía), así que no sé de qué lado estaré. Pero sí pasa a veces que no te entra por ojo un libro o un autor muy laureado. Bueno, no se puede gustar a todo el mundo ¿no? y a veces estás del lado "raro". Los momentos influyen y mucho, pero según el momento también busco la lectura que me puede aportar a esa situación. Hay tantos libros... Los libros son un misterio, antes de abrirlo, durante y después. Benditos sean ;)

      Besos

      Eliminar
  20. Quizá no fuese su momento. No lo leí, pero puedo entender tus sentimientos porque yo también viví episodios parecidos. Alguna vez fue por puro aburrimiento, otras porque necesitaba desconectar. Da coraje!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que no fue el momento, fue el libro directamente. Infumable. Pero estas cosas pasan y ya he recuperado ritmo, ha sido un lapsus ;)

      Besos

      Eliminar
  21. Como amigo... no me arrimo. Soy consciente de esas páginas iniciales y la emoción pero claro, no son muchas y llegar así al final es una faena gorda porque ni el trayecto.
    Lo de las recomendaciones de unos y otros, yo sigo pocas, la verdad (digo fuera de conocidos) y además meto la cara impulsivamente.
    Por cierto, tengo un sexto piso para examinar. Ya hablamos.No te enfades que en el jardín estás muy a gusto ¿me lo recomiendas? (Voy a esperar que acabes) :P
    Un besote en ciclogénesis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, consciente tu e inconsciente yo, qué se le va a hacer, me consta que no me lo tendrás en cuenta ¿no? Ni el trayecto a la ida ni el trayecto a la vuelta, no hubo forma de deshacer el entuerto en el que me había metido yo solita.
      Menos mal que sigues pocas recomendaciones!. No me enfado, no tengo fuerzas para enfadarme. En el jardín estoy tan a gusto que parece que tiene mil páginas, me he dejado perder ahí, así que vas a tener que esperar. Aunque ahora que pienso mi vida laboral me empuja a la lectura ¡¡pero si yo quiero trabajar!!

      Un besote de cicloqué?

      Eliminar
  22. Lo primero que sepas que cada vez que veo Fin en tu lista me siento reconfortada jajajaja
    Este... bueno, digamos que yo ni me atreví a escribir la reseña de este libro.
    Coincido contigo, se cae
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me dirás dónde está el final de mi lista porque yo ni atisbo a verlo, acogotá me tiene. No me extraña que no te animaras a escribirlo, yo estuve tentada de no hacerlo, pero me dio tanto coraje, con lo contenta que atravesé yo esa carretera que separa la biblioteca de mi casa. Tres días, tres, sin un libro que llevarme a la cara... y empiezo tan contenta y luego, empieza a desbarrar y yo diciéndome ¿pero esto qué es lo que es?.
      Se cae, se tira, yo no sé. Mal, muy mal.

      Besos

      Eliminar
  23. No había oído hablar del libro ni del autor, pero creo que despues de tu reseña, no lo leeré ni aunque me venga recomendado por el rey
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien en hacerme más caso a mí que al rey ¡¡faltaría más!! :P Pasa de largo Jericón, sin problemas

      Besos

      Eliminar
  24. Ufff! Por lo que veo no será uno de mis próximos libros... Se agradece una reseña tan personal y directa.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que en mira tienes muchos libros Zamarat, me quedo tranquila por eso ;)

      Besos

      Eliminar
  25. Qué rabia da cuando un libro que empieza tan bien, luego nos decepciona tanto. En fin, al menos en mi caso ya sé qué libro no leer... Gracias!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que más fastidia, el que empiece bien, porque si ya desde el principio lo es venir y no te convence, pues bueno... Pero que empiece bien y se tuerza tan pronto y tan mal. En fin. Pasamos página ;)

      Besos

      Eliminar
  26. Jajajajaj Chasco-Time!
    Qué rabia cuando pasa eso!!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay "time" para todo!!, hasta para los chascos ;)

      Besos

      Eliminar
  27. Una pena, sobre todo cuando tiene un empezar tan bueno...pero vaya...espero que tu próxima lectura sea mejor.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que hay que saber mantener el listón, y en este caso se me cayó encima :S

      Besos

      Eliminar
  28. jajajajaj está claro que te conozco poco porque al inicio pensaba que la reseña iba a ser positiva xD da mucha rabia empezar un libro que nos ilusiona y luego que de golpe nos deje a sí... es como cuando "estás" con alguien y te deja a medias (ufff, necesito un café cargado para no decir estas cosas de buena mañana :S), en fin, que lo siento! espero que el próximo libro te deje mejor sabor de boca y que curiosa iniciativa eso de la ONG, mi lista de libros a leer es tan inhumana que sólo deseo que algún día se borre de todos los sitios donde la tengo guardada y pueda empezar de 0 sin remordimientos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que al principio yo pensaba que me iba a gustar, de hecho al principio me gustó... Por eso lo voy contando así, según me fue pasando y como me pasó: encantada al principio, alucinando después, cabreada al final. Pero nada, el mal sabor de boca ya se me pasó, no hay nada como un buen libro para recuperar el paladar ;) La ONG es un poco de coña, casi todo el mundo estamos con listas que sobrepasan con creces nuestras posibilidades reales. Borrar la lista se puede borrar, pero ya lo de sin remordimientos, uffff... a mi me dolería, aunque tardaría un nanosegundo en hacer otra lista larguísima ;)

      Besos

      Eliminar
  29. Qué pena que te haya decepcionado, sobre todo porque cada vez que empezamos un libro, ponemos mucha ilusión en que sea lo que esperamos, que nos llene de algún modo y nos haga felices, y cuando no sucede, entra un desaliento que a mí me desanima incluso y me hace pensar mucho (demasiado) en cuál va a ser el siguiente libro, para que no me vuelva a pasar. A ver si el siguiente te atrapa totalmente. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es verdad, todos los libros los empezamos con ganas y con ilusión, yo me froto las manos y todo. Es uno de los mejores momentos: elegir un libro, empezarlo... Con este, y por el momento, empezó tan bien... de esa forma que me gusta a mí para meterme en un libro. Pero duró pocas páginas y me sacó a patadas, y ¡eso no se hace!!, que soy sensible a las patadas ;) El siguiente me tiene atrapada que me esta durando no veas, y eso que es cortito.

      Besos

      Eliminar
  30. Tan pronto leí que era un libro sobre el sur de EEUU y la frase inicial, a puntito estuve de añadirlo a mi lista... Menos mal que contuve mi impulsividad y seguí leyendo tu reseña antes de cometer una insensatez. ¡Que rabia da empezar un libro que parece que lo tiene todo para convertirse en un favorito y que luego resulte decepcionante!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila, no te lances!! Si es que hay que leerse las reseñas enteras, jajajja. Menudo descalabro si alguien la empieza y sale corriendo por el libro. Menos mal que no podría echarme nada en cara, que yo he avisado, eh. ;) Da rabia, pero dura poco, hay muchos libros esperando y rápidamente te sacan la espina. Ojalá todas las espinas se arrancaran con la misma facilidad ;)

      Besos

      Eliminar
  31. Menudo chasco, desde luego dos de las reseñas que señalas son de webs que articulan muy bien, pero en las que tengo experiencia de comprobar que donde yo veo truños ellos ven literatura maravillosa. Y bueno, una de ella comenta que le ha recordado un poco a Dogville de Lars Von Trier, buena cosa me han dicho...Pues nada, ni me lo planteo. Besos de MM (mierda de martes).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es un tema espinoso, pero ahí está. Yo no me atrevo a decir mucho, porque lo mismo libros que yo he puesto de joyas otros los leen y dicen que vaya cacadevaca. Pero hay cosas que mosquean un poco, al fin y al cabo mis impresiones son totalmente subjetivas, creo que eso está claro, y le pongo pasión y ganas a las lecturas. Pero pero pero... de verdad que estoy por decirte que leas el libro y luego vuelvas a esas reseñas primeras y me entenderías lo que quiero decir pero no termino de decir ;). Y sí, lo de Lars Von Trier debería de haberme puesto alerta, de hecho lo hizo pero muy ligeramente, me dejé llevar más por lo que llevaba leído (poco, ahora lo sé) y otras cosas.
      Besos de MMALH (Martes de Mierda A La Hoguera!!)

      Eliminar
  32. Pues vaya! :( Mira que leyendo las primeras lineas de tu post me había emocionado y ya estaba preparando mi libreta para apuntar el título e ir corriendo a mi libreria de cabecera a comprarlo pero... va a ser que no!
    Y si te sirve de terapia en vez de tirarlo al campo me lo mandas y te lo tiro a la ría del Nalón jaja! ;)
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra que se lanzaba!! Ya ves, las bondades de leerse la reseña entera, que menudo truño hubieras anotado en tu libreta. Oye, ¿la ría del Nalón? ¿Pero tú dónde vives? Yo lo hubiera tirado al río Nalón, también, a su paso por las cuencas mineras, que va el agua mucho más turbias, desde luego ;)

      Besinos!!

      Eliminar
    2. En Oviedo ;) pero veraneo en un pueblín por Soto del Barco, de ahí lo de la ría, jeje!
      Besinos

      Eliminar
  33. Hace pocos días, estaba yo como tú, que tampoco sabía qué libro leer. Recuerdo que me planté delante de la estantería a ver cuál escogía y ahí me quedé un buen rato con la mirada perdida.
    En cuanto al libro que nos traes hoy... la verdad es que prometía bastante, pero teniendo en cuenta lo que dices de él, me parece que no me animaré.
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me quedo muchas veces delante de las estanterías con la mirada perdida. He acertado con la siguiente lectura, aunque la verdad sigo un poco raruna (que no es culpa del libro) y ahora donde me quedo con la mirada perdida es delante del jardín alemán (el libro que estoy leyendo). La vista no es mala, desde luego ;) El libro este de Como amigo... prometía, pero no tiene palabra ninguna

      Besos

      Eliminar
  34. Puf! Menudo chasco. Odio cuando eso pasa: un arranque fabuloso que se va por la borda. Me cabrea muchísimo :( Espero que tu próxima lectura sea mejor y que no te cueste tanto decidirte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chasco, chascazo, chas chas! Si el arranque no hubiera sido, como dices, fabuloso me habría hecho además el favor de que seguramente no lo hubiera terminado, pero ese arranque, esas reseñas... ¡tonta tonta tonta de mí!!. No me cuesta decidirme, y además me agrada el momento ese de elegir, y sí, ¡está siendo mucho mejor!! (hacía falta poco, eso también es verdad)

      Besos

      Eliminar
  35. Ya antes de que mencionaras que te había decepcionado, algo me chirriaba del libro, no sé muy bien por qué: quizás la excesiva intensidad que mencionas me echó para atrás, yo que ahora quiero nadar en aguas menos profundas. Luego he visto cómo ha acabado tu historia con ese libro y confirmo que no es para mí y que haré mejor buscando otros amigos que este que hoy ofreces. Gracias por la reseña, que si me llego a tropezar con el libro sin tus impresiones casi seguro que el título me hubiera hecho tilín... 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, Tizire, pues hubiera agradecido tu premonición o tu intución o lo que sea. A mi no me chirrió nada. Qué torpe estoy, que para encima lo leo y lo releo. El libro no es para ti ni para nadie, bueno, para algunos sí, yo estoy en otra estratosfera, a lo que parece. A los amigos hay que elegirlos con corazón pero también con cuidado, ya ves lo que pasa ;) Advertida vas

      Besos

      Eliminar
  36. No conocía de nada el autor ni la obra, y me ha dejado un poco descolocada, tal y como las ibas citando, he ido leyendo las reseñas y por los párrafos que incluye no me ha llamado demasiado . Es un palo que un libro te ponga la miel en los labios al principio para luego de golpe dejarte así de decepcionada.
    Pues mira mejor, otro menos a la lista.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si yo tampoco conocía autor ni obra, sólo editorial, sinopsis, portada y un nosequé que tuve con el libro en la mano... En fin, son experiencias lectoras. Seguro que curten ;)

      Besos

      Eliminar
  37. Qué pena! Porque por la sinopsis no tenía mala pinta. Lástima de ese buen comienzo y mal desarrollo.
    Yo también pase hace poco por una fase parecida a la tuya, ningún libro me entusiasmaba y me sentía un bicho raro, pero después siempre viene el libro que te salva de la mala racha ;)

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que te sientes rara? Sin libro, sin saber qué leer, y pasa un día y otro... Lo pasé mal, bueno, leí los dos libros que comento, uno de poemas y el otro ilustrado y divertido, peeeeero. Nada, una experiencia más, un libro menos ;)

      Besos

      Eliminar
  38. Bueno Ana, espero que ya se haya pasado el mosqueo. Aunque para gustos los colores... A veces prefiero no leer reseñas antes de empezar un libro, por no tener prejuicios de ningún tipo
    No conocía esta novela, pero ya no me apetece conocerla, porque no creo que vaya a gustarme.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mosqueo se me ha pasado, fuera libro, cojo otro y p'alante... Es verdad que para gustos colores, que oye, hay a quien este libro le ha gustado como si fuera una joya de la corona. Si el caso es que las reseñas las leí con el libro empezado, que eso sí que no lo hago, no sé la razón. Y justo en el punto a partir del cual luego empezó a decar... No te pierdes nada Marian, con la de libros por conocer tan maravillosos que hay ¿para que flagelarse? ;)

      Besos

      Eliminar
  39. Uyyy, he tenido un resbalón parecido que explicaré el sábado. En mi caso la crisis vino provocada porque me quedé desorientada sobre qué leer tras Ulises. Y metí la patita.

    Este queda descartado.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaré atenta al sábado! (así me evitaré otro resbalón). La verdad es que leer Ulises, aunque encontraste la forma de hacerlo (apunté las claves), tiene que dejarte despistada en cuanto a qué libro coger después. Nos ha pasado parecido, desorientación después de una lectura y metida de patita. Pero nada, ya verás qué rápido se sale, yo ahora lo veo positivo. En estos días he aprendido tela (incluso diría re-aprendido).

      Besos

      Eliminar
  40. Fuiste valiente, de seguir adelante. Yo no lo veo como un error, sino como una experiencia poco brillante. Por lo menos, despejaste tus dudas. Aún vendrán muchos libros, Ana, que te cautivarán, Confía en tu criterio. Y después del mal trago, todavía los disfrutarás más. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si fue valentía u obstinación Mere, o el propio desconcierto que me hizo insistir e insistir. Bueno, error o no, he aprendido, que para eso están los errores y ultimamente parece que estoy de nuevo en la escuela: venga a aprender a base de errores ;)
      Más que confiar en mi criterio confío en los libros, que sé que aunque hay libros-trampa hay muchos libros salvadores, terapéuticos, cariñosos, sabios, lúcidos...

      Besos

      Eliminar
  41. Lamento la experiencia Ana. Entiendo bien esa sensación de estafa, sobre todo después del prometedor inicio y de las reseñas que te empujaron a seguir. Al empezar un libro asumes que puede no ser lo que esperabas o que sencillamente no te convenza, pero cuando se frustan unas buenas espectativas da más rabia. Yo cada vez tengo menos aguante. Hay tanto que quiero leer que si algo no me convence no dudo en dejarlo aparcado, ya sea definitivamente o para retomarlo en otra oportunidad que me parezca más favorable.
    Ya sé que a ti no te sirve de mucho pero mi lista de deseos pendientes se queda muy aliviada, jejeje.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La paciencia con los libros en mi caso depende del momento. Con este he tenido más de la que se merecía, desde luego. Pero mucho fue por esa sensación de que el autor tenía más que dar, incluso la historia. Pero sí es verdad que con tanto que leer a veces no merece la pena obstinarse. Cabezonerías, ya ves.
      Eh, que sí me sirve, me gusta ver listas aliviadas y contentas ;)

      Besos

      Eliminar
  42. Pues me he desinflado, porque la sinopsis me había gustado!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te desinfles, te hago un favor, así no picarás como yo ;)

      Besos

      Eliminar
  43. Ole ole y ole tu gracia y tu sinceridad, Ana. Una pena de lectura, pero mira, si al menos te ha servido para tu equillibrio lector, pues nada, bienvenido sea ¿no?
    Ahora seguro que estás mucho más motivada para elegir un nuevo libro.
    Besos gigantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena de lectura, efectivamente, pero supongo que estos tropiezos están puestos ahí para algo. Para disfrutar más de la siguiente lectura o algo así ;) Elegir un libro siempre me motiva, ahí no hay tropiezos, en ese momento maravilloso en el que los libros se pelean para que lo cojas a ellos ...

      Besazo!

      Eliminar
  44. Me ocurrió algo parecido el año pasado con un libro que apunté gracias a una reseña. Una vez leído volví a leer la reseña, convencida de que no podíamos haber leído el mismo libro!
    En este caso me fio y no me lo llevo.
    1beso:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer, pero díme con qué libro, para no caer en la tentación... Sí, a veces pasa, que parece que has leído libros distintos... Pero también es verdad que alguien puede decir lo mismo de algun comentario mío. Los libros son tan personales. Pero creo que puedo entender ciertas discrepancias, pero a veces... a veces no lo entiendo bien ;)

      Besos

      Eliminar
  45. Vaya, con la buena pinta que tenía, lástima que el resto no esté a la altura del principio.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que no hay que fiarse de las pintas ;)

      Besos

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA